El queso, protagonista de nuestra mesa

En El Salvador hay una extensa variedad. El de capita, el fresco y la cuajada son los favoritos.
GASTRONOMÍA   11 de marzo de 2011
ES Magazine
 


Foto Archivo
La sopa de espárragos, es otra opción que puedes preparar,
Duro blando o duro viejo, fresco, de capitas, morolique, la cuajada, el requesón y el quesillo son algunas de las sabrosas variedades que encontramos en el país. Y es que con frijoles y unas tortillas, el banquete está servido.

Sin duda también son buenos aliados en la elaboración de platillos, tanto típicos como tradicionales.

Los frescos se caracterizan por su alto contenido de humedad y por su textura suave. Se elaboran a partir de leche entera, descremada y parcialmente descremada.

Entre los quesos frescos que se encuentran en el mercado están el quesillo, el achiclado, el cremado y el fresco especial.

Estos son el ingrediente clave en rellenos, lasañas, pupusas, quesadillas y capeados de vegetales.

La cuajada suele comerse al natural y mejor si se acompaña con unas tortillas tostadas y aguacate. También la puedes comer acompañando un buen plato de carne o gallina asada o con una suculenta sopa de frijoles.

El requesón, por su bajo contenido en calorías, es utilizado en muchas dietas y se consume igual que la cuajada.

Todos los quesos, especialmente los frescos, deben mantenerse refrigerados y el tiempo de vida es de ocho días como máximo en refrigeración.

Entre los quesos duros está el de capita, el duro blando, el duro viejo o el de terrón, todos de sabor similar, aunque unos son más secos que otros. Todos se integran bien a variadas recetas o se consumen como acompañantes, sobre todo los que son saborizados con loroco o chile.

La excepción es el morolique, que tiene un sabor más intenso, por lo que es poco utilizado en recetas. Más bien se agrega rallado y en pocas cantidades sobre ensaladas, arroces y pastas.

No cabe duda de que los quesos duros son uno de los productos preferidos por los salvadoreños, a tal grado que se ha convertido en un producto nostálgico muy apreciado y añorado por los residentes en el exterior.

Sigue disfrutando del queso con estas dos recetas que podrás preparar fácilmente para sorprender a tu familia.

Foto Archivo
El queso es un excelente ingrediente para preparar un postre.
CREMA DE ESPÁRRAGOS

Necesitarás: media libra de espárragos, siete cucharadas de fécula de maíz, una cebolla mediana picada, una cucharada de mantequilla, una taza de leche, seis onzas de queso mozzarella y una taza de crema.

Cuece los espárragos hasta que estén al dente y reserva el agua de la cocción.

Derrite la mantequilla y sofríe la cebolla picada y los espárragos. Agrega el agua de los espárragos, la leche, la fécula de maíz, la sal y la pimienta al gusto. Revuelve bien mientras se cocina y deja hervir. Finalmente agrega la crema, el queso, revueve bien, cocina un minuto más y sirve.

PASTEL DE QUESO CON HIGOS

Necesitarás: un paquete de galletas María o similar, una barra de mantequilla derretida. Y para el relleno: media libra de queso tipo filadelfia, tres huevos, 10 cucharadas de azúcar, tres yogures naturales pequeños, tres y media cucharadas de harina, higos en almíbar.

Tritura las galletas, agrega la mantequilla derretida y combina bien. Coloca la mezcla en un molde para formar la base.

Bate los huevos, añade el azúcar, los yogures y el queso. Mezcla hasta conseguir una crema homogénea, agrega la harina y mezcla de nuevo. Coloca la preparación anterior sobre la base de galletas e introdúcela en el horno precalentado a 350 grados farenheit por 20 minutos o hasta que compruebes que esté hecha. Decora con los higos en almíbar.