Aventura en Juayúa

El municipio conocido por su Festival Gastronómico, cuenta con una diversidad para los amantes de los deportes extremos y el camping.
TURISMO   7 de junio de 2010
El Salvador Magazine
 


Archivo/EDH
Algunas opciones exóticas del festival son las ancas de rana.
Con un clima fresco y casi oculto entre los cafetales que caracterizan al departamento de Sonsonate, se encuentra la ciudad de Juayúa, la cual es considerada uno de los puntos turísticos más visitados en el país. En sus variadas y atractivas reservas naturales, el aventurero puede realizar una infinidad de actividades.

Portezuelo Park es uno de ellos. El lugar se especializa en los deportes extremos al aire libre, así como el camping. Ubicado entre la cordillera de Ilamatepec en el oeste de El Salvador, el parque se extiende dentro de 800 hectáreas de una finca de café. Ofrece la aventura de practicar una gama de deportes, como el ciclismo de montaña y el motocross, entre otros.

El visitante también tiene la opción de hacer un amplio recorrido por el parque central de Juayúa, lugar rodeado por el tradicional Festival Gastronómico (durante los fines de semana). Allí se pueden observar las diferentes costumbres y artes de la población. De igual forma, tiene la oportunidad de degustar los platillos típicos y exóticos, eso sí, al estilo de los salvadoreños.

Puede pasar una tarde familiar perfecta, ya que diversos grupos musicales aprovechan para deleitar a los turistas, así como pasear a caballo por el poblado. Las ofertas son variadas.

Para quienes desean tranquilamente conocer Juayúa pueden subirse al tren que recorre las principales calles de esta ciudad. Además, los turistas nacionales y extranjeros se deleitan con las ventas de flores y artesanías, mientras buscan un lugar donde sentarse y conocer más de cerca a sus pobladores.

Los alrededores cuentan con una gama de restaurantes y hoteles para todos los gustos. Entre ellos se encuentran el Hotel y Restaurante El Mirador (4a. C. Poniente, entrada a Juayúa. Tel.: 503-2452-2432), como su nombre lo indica, posee una panorámica ideal para olvidarse del estrés.

El Hotel Juayúa (Urb. La Esmeralda, 8a. Av. Norte) es otra de las opciones para aquellos que gustan de estadía placentera en un ambiente acogedor.

Archivo/EDH
Los Chorros de la Calera son una de las principales atracciones turísticas.
ATRACCIONES AL NATURAL

"Los Chorros de la Calera" (a 2 km. de la ciudad) es uno de los espectáculos naturales mejor conocido de la zona, ya que diversas vertientes de agua deslumbran a los caminantes. Incluso muchos se refrescan en sus cristalinas aguas.

Al norte de Juayúa, se encuentra otro sitio para explorar, es conocido como "La Laguna Seca o de las Ranas". El paraje es excelente para el que gusta de acampar en medio de la naturaleza.

Al anterior se le une "La Laguna Verde". Se sitúa entre la jurisdicción de Juayúa y Apaneca, a más de 1,600 metros de altura. Su nombre proviene del color verde característico de sus aguas muy profundas de origen volcánico.

Las "Cascadas Monterrey", en época de verano, es una alternativa para los ecoturistas, su acceso solo se puede realizar con un vehículo de doble tracción, pero es una verdadera belleza.

Entre otros lugares a conocer están "Río y Cascada El Bebedero" (su altura es de 57 metros) y "Los Ausoles de Juayúa" (en la Finca Portezuelo Park).