Juegos tradicionales y su legado cultural

Más de alguno habrá crecido entre juegos y juguetes tradicionales, y hoy recuerda con añoranza cuando se jugaba "yax", arranca cebolla, trompo, capirucho, saltacuerdas, entre otros juegos que los invitaban a convivir y a reír junto a sus mejores amigos o vecinos.
TURISMO   7 de noviembre de 2011
Marielos Ramírez
 


Con la llegada de los europeos al continente americano se generó una mezcla de costumbres y tradiciones, que convirtieron a los juegos en universales culturales.

Son tan antiguos que su origen se remonta a las civilizaciones griegas y romanas, pero siempre han cumplido la misión de ser entretenidos. Además, pueden ir desde una pasividad relativa hasta alcanzar una intensa actividad física.

Niños, jóvenes y hasta adultos de todo el mundo se divierten y pasan el tiempo tirando el trompo, enrollando el yoyo, o saltando para ganar en la peregrina.

Quizás las nuevas generaciones no sepan que hace muchos años sus padres y abuelos se reunían con otros de su edad para hacer bailar un trompo, ganarse la mayor cantidad de chibolas producto de su buena puntería o saltar una cuerda hasta ya no poder.

Aunque en la actualidad los avances tecnológicos han ganado terreno, muchos han sobrevivido en el tiempo y han pasado de generación en generación.

No obstante, también han evolucionado. Atrás quedaron aquellos yoyos y trompos hechos de madera y elaborados de forma artesanal, hoy son más vistosos porque al girar destellan luces de colores y hasta sonidos.

Lo cierto es que se han convertido en referentes de la historia salvadoreña. Hoy es tiempo de que los adultos recuerden su niñez y las nuevas generaciones conozcan más sobre esta herencia cultural.